LA UNLP ENTREGÓ LEGAJOS REPARADOS DE ESTUDIANTES Y GRADUADOS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO DE ESTADO

 A 42 años del último golpe cívico militar, la Universidad Nacional de La Plata hizo entrega esta mañana de los Legajos Reparados a familiares de Estudiantes y Graduados de la Carrera de Psicología, Detenidos-Desaparecidos y/o asesinados por el Terrorismo de Estado .

 La ceremonia que tuvo lugar en la Sala del Consejo Superior del Rectorado estuvo encabezada por el presidente de la UNLP, Raúl Perdomo, acompañado por la prosecretaria de Derechos Humanos, Verónica Cruz, la decana de Psicología, Edith Pérez y Claudia Orleans, coordinadora del área de Derechos Humanos de la unidad académica.

También presenciaron el acto la vicepresidenta Académica, Ana Barletta, decanos, autoridades universitarias, Hereña Sánchez Viamonte, Madre de Plaza de Mayo, familiares y representantes de organismos de derechos humanos para recordar las historias de vida.

Para Perdomo “este es un hecho reparador profundamente significativo que nos permite ir cumpliendo con este camino que nos hemos trazado en la búsqueda de la verdad”.

Cabe recordar que con la entrega de 67 legajos reparados, la Facultad Psicología culmina la tarea emprendida en septiembre de 2016 por su Área de Derechos Humanos a partir de la Resolución Nº 259/15 de la Presidencia de la UNLP que impulsó el “Proyecto Especial de reparación, digitalización y preservación de legajos de estudiantes de la UNLP víctimas del Terrorismo de Estado”.

Verónica Cruz remarcó “esta es una acción reparadora que resalta el compromiso político institucional de nuestra Universidad con los valores democráticos y la búsqueda de la verdad”.

Y agregó “hoy somos una Universidad pública distinta a la de aquellos años que fue responsable de la depuración ideológica de docentes, no docentes y alumnos. Para nosotros es un imperativo ético la reparación del daño incurrido en esa época nefasta de nuestra historia”.

El equipo de Psicología trabajó en conjunto con familiares, allegados, compañeros de militancia y organismos de derechos humanos que acompañaron la reconstrucción de las historias de vida de los estudiantes detenidos-desaparecidos, además de contar con el apoyo de la Comisión Provincial por la Memoria en la recolección de información y la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la UNLP que cuenta con el instrumento de lectura del microfilmado.

Con esta restitución, la Universidad Nacional de La Plata suma más de 400 legajos reparados de docentes, no docentes, graduados y alumnos.

 COMPROMISO CON LA MEMORIA Y LA VERDAD

La Resolución Nº 259/15, firmada en 2015 por el presidente Raúl Perdomo, establece “disponer la inscripción de la condición de detenido-desaparecido o asesinado, en los legajos de los docentes, no docentes, graduados y estudiantes de esta Universidad” y “dejar constancia en los legajos de los reales motivos que determinaron la interrupción del desempeño laboral o estudiantil de todos aquellos que fueron víctimas de la última dictadura cívico-militar.”

Esta iniciativa constituye un nuevo aporte de la UNLP como expresión del compromiso de cumplir con el imperativo de Memoria, Verdad, Justicia y Reparación por las violaciones a los Derechos Humanos. Cabe recordar que por Resolución, desde el año 2015, la UNLP encaró la tarea de revisar más de 500 legajos para reconocer la condición de “detenido-desaparecido” y “asesinado” de sus docentes, no docentes y estudiantes que fueron víctimas de la última dictadura militar. La medida que permite dejar constancia oficial de los reales motivos por los cuales cientos de estudiantes, docentes y no docentes dejaron de pertenecer a la Universidad.

Según una minuciosa investigación llevada adelante por la Dirección General de Derechos Humanos y el Archivo Histórico de la UNLP, existían cientos de legajos con datos apócrifos que sirvieron para intentar ocultar la verdadera historia de las víctimas del terrorismo de Estado. Muchos desaparecidos y asesinados de la UNLP figuran oficialmente como fallecidos, o cesados en el cargo, o incluso en condición de “abandono de tareas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *