Investigadores de la UNLP detectan y previenen infecciones parasitarias en las escuelas de la región

Un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de La Plata lleva adelante un Programa de Control de las Parasitosis Intestinales y Nutrición, denominado PROCOPIN. El trabajo se encarga de detectar la presencia de parásitos y alteraciones nutricionales en niños en situación de vulnerabilidad social que concurren a jardines de infantes y escuelas primarias de la región. La iniciativa además, interviene en las patologías para  prevenir posibles recaídas.

La finalidad de programa extensionista, totalmente gratuito, consiste en mejorar la salud y la calidad de vida de niños que pertenecen a comunidades de escasos recursos. En este sentido, se implementan estrategias de control y prevención en sectores con una elevada prevalencia parasitaria y se analizan los factores de riesgo propios de la localidad.

 

Muchos países en vías de desarrollo han experimentado un significativo descenso de la mortalidad infantil en las últimas tres décadas. Sin embargo, aún persisten problemas en la salud de los niños, tales como desnutrición, anemia e infecciones parasitarias que afectan su crecimiento y desarrollo.

 

Los habitantes de asentamientos precarios de nuestra región conviven con la contaminación de los recursos geohídricos, conductas higiénico-sanitarias inadecuadas y la alta densidad de caninos y roedores. Todos estos factores, favorecen la transmisión de infecciones parasitarias, estableciendo un círculo vicioso entre estas enfermedades y alteraciones en el desarrollo físico e intelectual de los escolares.

 

Marta Minvielle, directora del proyecto, explicó que el trabajo se desarrolla en cuatro etapas: “primero se hace una evaluación del estado nutricional y parasitario de los niños, luego una intervención terapéutica en los escolares con alteraciones nutritivas y/o parasitados, una intervención terapéutica y educativa para evitar el retorno al estado de enfermedad y  finalmente el control post-intervención”.

 

“Las parasitosis intestinales y la mala alimentación tienen consecuencias en el desarrollo físico e intelectual de los niños”. Por este motivo, el programa se enfoca en primer término, en la detección de parasitosis en establecimientos escolares con el fin de que la unidad sanitaria más cercana le brinde el tratamiento más adecuado de forma gratuita”, detalló la profesional.

“Posteriormente se organizan talleres de prevención que tienen el objetivo de evitar posibles reinfecciones. Allí se les explica a los chicos cuáles son las medidas de higiene que deben adoptar, teniendo en cuenta los parásitos que se han detectado”, contó Minvielle.

 

Actualmente no existe ninguna institución nacional, provincial o municipal que ingrese a la comunidad para controlar la morbi-mortalidad asociada a las parasitosis y a los trastornos nutricionales de escolares que viven en situación de riesgo social.

 

El programa resulta de interés comunitario porque permite controlar la transmisión de parasitosis intestinales y mejorar las conductas alimentarias en comunidades vulnerables. La doctora destacó que su importancia también radica en que “se accede a niños que jamás fueron llevados a la consulta médica aunque presenten síntomas de enfermedad, y de esta manera, pueden ser atendidos por profesionales y recibir un diagnóstico”.

 

En nuestra región existe mucha gente a la que le resulta difícil viajar para llevar a los niños a una salita, y más aún cuando no se trata de un cuadro agudo si no de una enfermedad crónica que le permite al niño seguir asistiendo al colegio. Por esta razón, resulta muy importante el control sanitario que a través de PROCOPIN se les puede brindar a las familias de los niños con este tipo de infecciones.

 

En el equipo participan docentes, no-docentes y estudiantes universitarios de distintas disciplinas, que aportan sus propios saberes al trabajo, e incorporan actividades para control de parasitosis. La diversidad en las profesiones de los investigadores, les permite analizar la problemática desde distintos puntos de vista: las personas parasitadas/ anémicas/ con alteraciones nutricionales; el ambiente contaminado y la transmisión zoonótica (animales infectados).

 

Antecedentes y  actualidad

 

 

 

PROCOPIN comenzó trabajando exclusivamente con parásitos intestinales, y posteriormente con la anemia infantil y las alteraciones de desarrollo. Actualmente, a pesar de haber descendido el número de casos de desnutrición, también se ocupa de la obesidad infantil, por lo que se han incorporado al equipo de trabajo estudiantes de la Carrera de Nutrición.

 

Este año,  el programa trabaja con la comunidad de un asentamiento del Barrio Obrero, debido a que los profesionales sanitarios, educativos y miembros de la comunidad manifestaron su preocupación por la presencia de parasitosis y alteraciones de la nutrición, principalmente en niños.

 

En años anteriores, el grupo de extensionistas desarrolló un proyecto de prevención y control de las infecciones parasitarias (IP) en General Mansilla, partido de Magdalena (2000-2005); en el asentamiento “4 de Junio” de Florencio Varela (2007-2008); en Berisso (2009-2011) y también con las comunidades de Villa Castells (2012), Abasto (2013), El Mercadito (2014) y Malvinas (2015). En todos los trabajos, la intervención terapéutica y educativa permitió descender las frecuencias de las morbilidades detectadas.

 

El equipo de trabajo

 

 

Está formado por profesionales, alumnos y colaboradores de las siguientes unidades académicas:

 

Facultad de Ciencias Médicas: Minvielle Marta; Pezzani Betina; Ciarmela Laura; Isla Larrain Marina.

 

Facultad de Ciencias Naturales: Orden Alicia; Mariñelarena Alejandro; Lareschi Marcela.

 

Facultad de Ciencias Veterinarias: Rosa Diana. También integra el equipo una colaboradora externa, Cecilia Martínez, un no docente, Víctor Bernal, y una becaria, Josefina Anabitarte.

 

Participan estudiantes de las carreras de la Facultad de Ciencias Médicas y de Ciencias Naturales y Museo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *